viernes, octubre 20, 2006

Orgullo y Prejuicio


Pride & Prejudice
Dir. Joe Wright
Francia / Gran Bretaña 2005



El señor Bingley, acompañado de su hermana, ha llegado a la región donde ha adquirido una propiedad. Es un joven apuesto y rico, y su llegada causa todo un revuelo entre la comunidad; rompe la monotonía de la vida en la campiña inglesa, proporcionando un tema de conversación para una buena temporada, y todo un programa de presentaciones, visitas, fiestas, bailes, etc. Su llegada es todo un acontecimiento para los Bennet, y sobre todo para la madre, deseosa de emparejar por todos los medios a sus cinco hijas. Estas no heredarán la granja familiar, y casarlas les asegura un futuro. La mayor, Jane, parece haber hecho buenas migas con el señor Bingley, y todos se felicitan dando la boda por hecha. Pero por alguna razón estos planes se truncan.No será este el único problema en relación a temas matrimoniales que se le presentará a los Bennet. Y entre todos los problemas, la tozuda e idealista Lizzie parece empeñada en descifrar el enigma que supone el atractivo pero intratable Darcy, amigo de Bingley. Los prejuicios y el orgullo de todos darán pie a más de un malentendido y disputa.


* Brillante en todos los sentidos. Joe Wright consigue combinar con tacto y sumo gusto el espíritu dieciochesco del relato de Austen con un tono moderno, fresco y desenvuelto, que hace más cercano al público actual este retrato de época.

* Para aquellos que hayan leído la novela, hay que decir que la historia recogida en la película es totalmente fiel al hilo argumental del libro. Wright selecciona de forma acertadísima los momentos y elementos clave del relato, disponiéndolos de la manera más adecuada a las pretensiones de su film. Consigue una narración totalmente sólida, sin lagunas ni altibajos, donde la evolución y el devenir experimentado por algunos de los personajes son los que debe ser; los que de forma natural dicta el transcurrir de la historia. Todo fluye con un liviano ritmo que nada deja escapar, y nada resulta forzado. El conseguir captar lo esencial del relato, en lo que a los personajes y a la historia se refiere, junto con el ágil ritmo que se imprime a la narración, logra lo que el estilo de Austen en la novela: despertar interés sobre unos hechos que no dejan de ser ñoños, pero que están expuestos de tal forma, con tal detalle, que acaban atrapando al espectador. La perfecta urdimbre de la historia y la soberbia descripción y retrato de los personajes es lo que engancha.

* Bien por Wright en su elección del estilo cinematográfico para abordar el film. Le otorga lo que el literario a Jane Austen: la capacidad de atrapar al público hilvanando una historia perfecta en unas formas exquisitas.


* También todos los personajes, casi tantos en la pantalla como en el relato, parecen haber salido tal cual de las páginas del libro. A grandes rasgos, se les ha dotado de los mismos atributos; se les ha caracterizado igual. El tratamiento de todos ellos es excelente, a lo que sin duda contribuye el trabajo de los actores. Todos acometen sus personajes con tino, y algunos nos ofrecen unas interpretaciones fantásticas: Brenda Blethyn, Rosamund Pike, Donald Sutherland, y una exquisita y asombrosa Keira Knightley. La escena final entre D. Sutherland y K. Knightley es acoj...

* Como en la novela, más que la historia en sí (por muy lograda que esté, y por mucho que al final nos enganche), lo importante son los personajes. Los personajes con su historia individual; su personalidad; con su manera de afrontar las situaciones que se irán sucediendo, y en las que se verán complicados; el continuo duelo entre caracteres, personalidades, y formas de ver y sentirlo todo; es la forma en que se debaten entre sus inclinaciones y las circunstancias. Esto es más relevante que la trama central, que aunque perfectamente trazada, y reflejo de lo anterior, sigue siendo frívola y trivial (excepto en lo que respecta a la pugna entre los caracteres de Darcy y Lizzie). Lo que en definitiva engancha al espectador son los personajes; y lo desengancharían fallos de guión, o una narración vacilante si la hubiese; pero no es el caso.

* La película tiene también sus momentos cómicos, bastante agradables, y asimismo, más o menos fieles a la novela; esgrimiéndolos en las mismas situaciones, o a través de los mismos personajes que esta. De lo que no se hace eco la película es de la sutil sátira fundamental en el relato. Aunque los momentos de humor del film estén a veces dotados de la misma agudeza que despliega el libro, no se llega a recoger toda la sutil carga irónica de este. A cambio de esto, Wright deja de lado la frialdad de la historia, tal como Austen la narra, y confiere a su película un contenido emocional que no tiene el libro. Resulta así una película conmovedora y emotiva, a ratos poética y romántica (más por el aparato visual que por la historia o los personajes en sí), pero sin excesos; lo suficiente para tocar la fibra sensible al espectador sin apuñalar el temple de la novela.

* ¿Y que es lo que Joe Wright, el cine, o el siglo XXI ofrecen a Jane Austen? Una fotografía para quitarse el sombrero; alucinante. Los exteriores y escenarios naturales son de fábula, y los decorados y la ambientación de época magnífica. Visualmente la película es un manjar, y ciertos alardes técnicos eliminan el posible estatismo de las imágenes para que estas compartan la general vitalidad de todo el film. Algunas escenas y planos son verdaderamente para extasiarse y recrearse en ellos; algunos me han recordado pinturas; obras de arte en sí mismos. Vestuario, arquitectura, ... todo cuidadísimo. Preciosa es también la música elegida para acompañar muchas escenas.

* Me ha encantado el continuo manejo de la cámara en toda la película. Junto con la vitalidad de la narración y de los actores, favorece el estilo actual que se le ha querido imprimir al film. Escenas como la de la fiesta, con la cámara recorriendo las diferentes estancias mientras los personajes entran y salen de imagen; la de Lizzy en el columpio; esa en que recorremos la fachada de la casa deteniéndonos en las ventanas; el recorrido por los salones y habitaciones de la mansión de Darcy cuando la visitan Lizzie y sus tíos, ... excelente.

* Lo dicho; gran acierto de Joe Wright a la hora de acercar este drama de época a un público actual, dotándolo de una frescura, un ritmo, y una estética atrayentes para el espectador moderno, pero siempre consciente de que lo que ha de retratar es el ambiente de la campiña inglesa y la alta sociedad de hace más de dos siglos, tal como lo retrata un clásico del momento. Y para dar ese toque actual no recurre ni a machacarnos con música moderna, ni a un lenguaje vulgar o actual (por cierto, los diálogos de la película son también fabulosos). Tampoco acude a un ritmo violento o atropellado, o a una estética chocante ni kitsch; lo hace con una sensibilidad y un tacto del que debieran aprender muchos. La trasgresión para cuando sea necesaria.



* Un diez para Wright por su gran trabajo; atento a la obra, a los requisitos del cine actual, y a sus propias inquietudes como realizador.


7 comentarios:

Borja dijo...

Tiene que ser una película que dé gusto verla, pero lo que temo es que sea demasiado académica. Dicho esto como defecto. "Demasiado clásica" estaría más cerca de ser una virtud!

IRIAN-HALLSTATT dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
IRIAN-HALLSTATT dijo...

Borja, gracias por el comentario. Hombre, cine experimental sí que no es. Es una película que engancha, muy entretenida, y muy muy bien hecha; de acabado perfecto. Fuera de lo habitual tiene ciertos aspectos como son el manejo de la camara, sobre todo en un film de época. Realmente ese es quizá el gran acierto del film, conjugar ese espíritu clasicista con un tono, si no moderno, si actual. Yo lo veo bastante fuera de los moldes del cine comercial moderno... todo es verla.

robgordon1982 dijo...

Pues sin duda, un film estupendo y como bien dices la dirección de Joe Wright es para prestar atención a su futura carrera.
Ha sabido actualizar sin perder el clasicismo una historia de Jane Austen, con frescura y diversión.

Un saludo!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Si, habrá que estar atento a este hombre, porque cuando me hablan de "film de época con un estilo actual" me echo a temblar; pero este tipo ha mantenido las formas y la dignidad.

Raquel dijo...

La verdad es que me sentí como una adolescente cuando la ví, me pareció una historia de amor hermosísima a pesar de ya conocerla. Y lo más fascinante es que esta pedazo de película proviene de un debutante... cualquiera lo diría, dado el mimo que le pone a cada plano.

Dando una vuelta veo que te gustan muchas películas -especialmente orientales- que ni me suenan. Siempre se aprende algo.

Un saludo, y gracias por tu visita!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Gracias por la visita Raquel. Por aquí poco vas a aprender jaja. Pero la verdad que dando vueltas por los blogs acaba uno dando con películas que no conocía y disfrutando de ellas.

Un saludo.