jueves, julio 23, 2009

Los Mundos de Coraline



Coraline
Dir. Henry Selick
EEUU 2009


* Mucho me arriesgaría si dijese que, de las tres obras de animación de Selick, “Coraline” es mi favorita. Y es que la imaginación y el sombrío humor derrochados en “Pesadilla antes de Navidad”, y su raudal de personajes, cada cual más entrañable, parece insuperable. Quizá si me atreviese a decir que “Coraline” es mi favorita, sucumbiese tal sentencia ante un nuevo visionado de la opera prima de este director; pero es que su último trabajo es tan deslumbrante…


* No soy de los que dan excesiva importancia al aspecto técnico en la animación. Igual disfruto de la exuberancia de “…Chihiro”, que de la modestia de “Hakuja Den” (primer “anime” de la historia; de hace 50 años), o de la animación rusa de los 70. Hace poco vi un trozo de “Bolt” (no me enganchó), y sus pavoneos tridimensionales me resultaron empalagosos; pero “Coraline” en ese aspecto es brillante como la que más, asombrosa, y con una fidelidad al stop-motion muy de agradecer (adoro las marionetillas).


* Selick recupera la siniestrez que fue perdiendo desde “Pesadilla…”, y lo hace a lo grande, con avaricia y alevosía, elaborando un cuento macabro, macabro, con menos humor que antes, y una imaginería morbosa y espeluznante. El humor sigue presente, pero es un humor situacional bastante tímido. Domina la lobreguez: los escalofriantes créditos iniciales; esos botones cosidos a los ojos; esos fantasmas de niños; esa bruja; ese Wyborne mudo; esos “otros padres” degenerados; las ratas; las circenses hermanitas mostrando sus encantos… Como todo tiene aire de cuento-pesadilla infantil, tanta tenebrosidad queda paliada a ratos, pero como he dicho antes, domina la oscuridad, no solo estética, sino psicológica y narrativamente hablando, pues la historia que se va desarrollando se las trae… Como toda pesadilla, el relato no cuaja del todo, pero lo suficiente como para poner los pelos de punta; y quizá se más turbador precisamente por esas lagunas, por tender más a abrumarnos a sugerencias e insinuaciones, que a darnos todo precocinado (que mejor fragua para la atrocidad que dejar todo en manos –o mente- del espectador). Sugerentemente lúgubre.

* Otro punto a favor es que consigue lo que poca animación (fuera de Japón): que vivamos la película como un sueño, o pesadilla, más bien. Lo absurdo y grotesco va cobrando terreno hasta suspendernos en la bruma que envuelve a la propia Coraline. Esta capacidad de nublar el raciocinio, de sumir al espectador en un estado de enajenación fabulosa, se lo he visto a pocos: Jeunet, Svankmajer, Tarkovski… pero en animación, y occidental… “Alice” de Svankmajer, quizá; "Krysar"... Esto hace que quizá los personajes no están muy calibrados, y no tengan mucha profundidad, pero siempre que sea en aras del misterio, bienvenido sea.

* En cuanto a la historia en si, “Coraline” es un cuento de raíz clásica, donde una niña ignorada por sus padres (sepultados bajo el trabajo cotidiano) acaba topando con un mundo de fantasía, atraída por los fascinantes hechizos de una malvada bruja. Especie de Gretel o Alicia moderna, pero en clave mórbida, avanzando siempre hacia terrenos vaporosos, donde se glorifica, grotesca y ferozmente, el germen clásico. Una enérgica pesadilla, vista a través de los botones de un niño.


5 comentarios:

Fantomas dijo...

Hace poco conseguí está película. Espero poder verla en estos días.

Muy buena reseña,
Saludos.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Hola, Fantomas. Estarás como yo, con montones de pelis pendientes de ver... bueno, esta merece mucho la pena.

calamarin dijo...

Esteticamente es una maravilla... las escenas del jardín y el circo con los ratones, son de impresion, pero la historia me dejó bastante indiferente... Pero solo por la animación merece la pena.

Anónimo dijo...

Por fin la vi!

Para mi es una maravilla del ingenio de este hombre... igual la historia es simple, y qué. No se trata de de hacer algo demasiado enrevesado... para el disfrute de niños y no tan niños. Me encanta la fuerza que irradia la niña para salir de su "pesadilla" y volver junto a los suyos.

Genial la reseña, gracias por la recomendación!

Kryten

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Calamarin: La historia en sí, si, es bastante anodina; como comento, un cuento de clásica estructura, desvirtuado por los ingeniosos arranques oníricos de Selick. Para mi lo crucial en "Coraline" es la atmósfera inquietante y lo deslumbrante de la animación.

Kryten: ¡Hombreeeee! Que tal... me alegra que te haya gustado. Tienes razón, a que calentarse la cabeza con tramas rompecocos cuando uno tiene tanto talento para atrapar a base de insinuaciones y de una ambientación tan poderosa.

Saludos a ambos.