sábado, enero 27, 2007

La Linterna Roja


Da hong deng long gao gao gua
Dir. Zhang Yimou

China
/ Hong Kong / Taiwán 1991



Tras la muerte de su padre, Songlian no ve otra alternativa que casarse con un rico terrateniente de nombre Chen Zouqian. Es su elección, se resigna, pero ve humillante y atroz tener que llegara eso. Songlian tendrá que enfrentarse a su rabia contenida, a las demás esposas de Chen Zouqian, y al enfrentamiento que existe entre ellas por las solicitudes de su esposo, así como a todos los arcaísmos de la sociedad que le ha tocado vivir.



* Las películas que hasta el momento había visto de Yimou me habían mostrado a un director bienintencionado, que se recreaba en el candor y la nobleza de sus personajes, y muy preocupado por lo ornamental. Tras ver “Semilla de Crisantemo” y “La Linterna Roja” se ha evaporado esa idea. Ahora veo a Yimou como un dirtector de miras y dotes más amplias, un realizador todoterreno en cuanto a trasfondos y contenidos, y eso que aún me falta por ver gran parte de su filmografía.

* En estas dos películas sigue siendo un aspecto crucial el visual, sensual, pero la dimensión dramática y la profundidad de sus personajes está amplificada, es más honda y comprometida. Yimou pone en entredicho los convencionalismos y la situación social de su país desde el retrato de épocas pasadas. Mete la idea en la cabeza del compatriota sin echar nada en cara; el análisis y la extrapolación a la situación actual son labores del espectador.

* Visualmente “La Linterna Roja” es todo un puntilloso trabajo. Yimou recrea y pinta el micromundo que se ha sacado de la manga hasta el más mínimo detalle, cosa que podríamos decir asimismo en el plano psicológico y social. Aparte de que encuadres y perspectivas sean magníficas; aparte de lo espléndido y elaborado de los decorados, a mí me ha gustado especialmente el contraste entre el “mundo de arriba” y el “mundo de abajo”. Me refiero a esas escenas en los tejados de la casa. Tale escenas son increíblemente
bellas, con los vagabundeos de dos de las protagonistas por esos tejados a modo de mundo aparte, bajo un cielo subyugante, en una atmósfera reconfortante, con esos tonos fríos y esos planos en que vemos a las protagonistas como solitarios criaturas habitantes de las alturas, como si se hubiesen posado allí. Nos envuelve el silencio, sentimos el rudo trato del piso bajo el contacto de los pies de las protagonistas, el vigorizante aire puro que penetra hasta lo más hondo de nuestro ser. Nos ciega la luz y nos embate el viento; oímos el paso de las nubes. Perdemos la conciencia de que estamos en unos tejados, delimitados por el espacio que ocupa ese otro mundo raso del que queremos escapar; los tejados son lo más cerca que las protagonistas estarán de la libertad. No es solo la belleza del decorado, también es la importancia que tienen estas escenas para llegar a conectar con los personajes, y para dotarlos de alma; para retratar si situación. Yimou sitúa en sus tejados aquellos personajes más afines con lo elevado de sus miras y espíritu. Abajo tenemos un mundo sumido en la roja luz, vivaz y mortificante de las linternas, vejatorio y pobre indicio de la pobre deferencia del señor, y la cual pretenden aquellas que, dentro del micromundo fílmico de Yimou, no merecen otra cosa. Algunas de las protagonistas prefieren el blanco límbico del cielo sobre los tejados al rojo insultante y posesivo del “mundo de abajo”. Yimou ha hecho de la simple luz roja algo más imperioso y despótico, incapacitante, que las propias paredes del edificio. Songlian y Meishan solo se elevan al subir a los tejados. Una recibió una educación que le está vedada a la mayoría de mujeres chinas, y esta relativa amplitud de miras la eleva por encima del estancado y sórdido mundo que pinta Yimou. Busca un resquicio de independencia y libertad en los tejados, el reducto que le brinda su nuevo hogar. Otra está en una situación similar, pero mejor adaptada al haber llegado antes. Ella era artista, cantante de ópera, inteligente y noble. Se ha buscado un relativo bienestar considerando lo triste de su actual situación, y se ha arriesgado a romper ciertas reglas, con el peligro que conlleva, para poder sobrellevar su presente. Todo ello, al igual que a Songlian, la eleva por encima de un mundo de encorsetadas costumbres y rancias prácticas. A ambas les cortaron las alas con las que se elevaban sobre ese universo tradicional, y sobre el destino reservado normalmente a la mujer. Pero ahora lo más cerca que están de volar es subirse al tejado, para dar rienda suelta a lo que llevan dentro, sin contaminarlo con la herrumbre del mundo que les imponen. Las escenas de los encuentros de ambas en las alturas, de Meishan cantando al cielo, son impresionantes. Cuando Songlian descubre la complicidad de su refugio con la vileza del mundo del que quiere evadirse, bueno, ya sabemos lo que pasa.


* Y que decir del retrato que hace Yimou de ese “mundo de abajo”, esa idea de las cuatro casas enfrentadas de las esposas, como si fuese una arena o un campo de batalla donde se aviva la despiadada lucha a cada nueva esposa que llega. Un campo de batalla donde los púgiles solo cobran una dimensión dentro de él, porque fuera de esa dinámica de enfrentamiento por la atención del señor esas mujeres no son más que mercancía social. Ni son nada, ni nada pueden ser fuera de la nueva función que tienen. Y si dejando de aspirar a las atenciones del marido, buscan proyectarse fuera del ámbito conyugal, corren el riesgo de ser marginadas, o aún peor. La visión desesperante de ese mundo limitado y de inconmovibles reglas es brutal. Ver como el señor echa una nueva víctima en esa jaula y como es ajeno e insensible a ese enfrentamiento también lo es. Es lapidario que las esposas que no han tenido oportunidad de ver más allá del destino que les está reservado solo tengan la motivación de vencer en esa lucha por la deferencia conyugal en el espacio limitado por las estancias de la casa. Cuando se acaba el aire en esa burbuja, para las que ansían respirar, pasa lo que pasa. Esos planos en que vemos desde altura la abertura de ese patio central a partir del que se reparten las casas de las esposas me encanta, Yimou parece ofrecernos con él la visión de un pozo, que corrompe todo lo que cae en él, alentándonos a imaginar lo que sucede abajo. No sería aventurado decir que, en cierta forma, Yimou ve como enferma su tierra por la miasma emergente de los miles de pozos por el estilo que infectan su tierra, como chimeneas contaminantes.

* El retrato que Yimou ofrece de cada uno de los personajes es fabuloso. Yo destacaría, por no dejarlo de lado, el de la criadita, con la que el señor se propasa, que fantasea con ser una de las esposas, siendo sus fantaseos lo único que la sustrae de su realidad, y que no permanece ajena a la pugna de las esposas, pues estas la han mezclado en ella. No se si ella se presta a ello por miedo, o por creer que ganará las simpatías de alguna de las contendientes, haciendo así su vida más fácil, pero para nosotros su destino parece salvajemente claro.

* En fin; ya solo me queda lanzarme en pos del resto de la filmografía de Zhang Yimou.

3 comentarios:

Cineahora dijo...

A propósito de lo que comentas sobre los mundos de "arriba" y "abajo", es increíble como Zhang Yimou dota de sentido, integrando la forma en lo que desea narrar, incluso los escenarios o el vestuario.
Es un director que ha sabido combinar lo más estético ("La linterna roja", "Hero"), con lo más intimista ("Ni uno menos", "El camino a casa"), sin olvidar la maravilla que es "Ju Dou (semilla de crisantemo)".
Así que esperando con ganas el estreno de "Curse of the golden flower".

Debo añadir que tus comentarios son magníficos. Y, si no te importa, te acabo de agregar a mis enlaces y me iré pasando también por aquí.

Un abrazo !

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Gracias por pasarte por aquí, por tu comentario y por el enlace. Esto lleva poco tiempo y no suele estar muy concurrido, pues solo suelo visitar unas pocas webs que me parecen realmente interesantes, entre ellas la tuya, que descubrí hace poco. Me parecen más interesantes los comentarios desde la modestia y desde la experiencia personal ante el cine, que los sesudos análisis técnicos en plan peritos del cine. Como amante del cine pero ignorante de sus aspectos formales solo me queda hablar de mi experiencia ante él, me parece más gratificante y personal, aunque a veces se me escape alguna máxima absoluta cuando realmente me impacta una obra o autor.

Nombras "Ni uno menos" y "El camino a casa". Son películas que me encantaron, pero “Semilla de Crisantemo” o “La Linterna Roja” me impresionaron más, quizá al estar expuestos los personajes de manera más cruda, incluso en algún momento, visceral. Quizá las dos de arriba resulten más intimistas por el hecho de centrarse más en personajes concretos, más que en lo que los rodea, pues creo que el componente ornamental no tiene la presencia que en las otras dos, siendo digamos, más desnudas. Además en aquellas se lleva por un camino a las protagonistas, se les expone una meta, una empresa en la que afanarse, las vemos aplicadas u orientadas a un objetivo, centradas en él, mientras que en las dos pelis que protagoniza Gong Li los personajes están, por decirlo así, abandonados a su suerte, simplemente expuestos a unas circunstancias, y vemos como se desenvuelven.
Creo que hace poco vi un trailer de la última de Yimou, y me da que está en la línea de sus anteriores trabajos. Esperemos que se curre otros aspectos aparte del estético, porque aunque me gusten “Hero” y “La Casa…”, tanto chino volando llega a cansar.

¡Saludos!

Cineahora dijo...

También prefiero una crítica más personal, y menos técnica, o pretenciosa. Un comentario demasiado técnico me parece cansino y quita buena parte de la magia, y la pasión, que conlleva el degustar cine.
Supongo que cada uno tendrá su estilo, o preferencias.
Respecto a tu comentario anterior, es cierto que el cine de Zhang Yimou acostumbra a centrarse en personajes femeninos.
Veremos que nos depara lo nuevo de este gran director.