sábado, abril 21, 2007

Deseando Amar

In the Mood for Love
Fa yeung nin wa
Dir. Wong Kar-Wai
Hong–Kong / Francia 2000

“Ella era tímida, bajaba la cabeza para darle a él la oportunidad de acercarse, pero él no podía por falta de coraje; ella da la vuelta y se va”

* La historia de amor más triste del mundo. Para mi, la película más apasionante que de momento la década nos ha dejado.
Wong Kar-Wai pone frente a frente a dos personas, las obliga a amarse, sin escapatoria posible, las retiene con lazos de conciencia, enfrentando la madura certeza de lo efímero de los sentimientos y lo inestable de las inclinaciones con la certidumbre salvaje de la realidad, gobierno y tiranía de estos. Atenaza las almas de sus personajes, los paraliza, los lanza uno contra otro, a un amargo y doliente amor, para retratarnos el desamor como pocas veces antes.

* La historia, que ni así podríamos llamarla, es de una sencillez abrumadora, y con sencillez se nos narra, pero eso sí, con una sensualidad barroca increíble. “Deseando Amar” se vivencia y siente de forma integral, con todos los sentidos. Se nos muestran un par de tobillos, y nos llega un mundo entero; se nos presentan dos personas en una habitación, y ese universo tiene la complejidad que no alcanzan filmografías enteras. La fijación de desenvolver a los personajes siempre en el encierro es despiadada, en cargadas habitaciones, en asfixiantes pasillos, en insidiosos planos, todo, hasta la lluvia, se alía para maltratar la estable paz de espíritu de los protagonistas. Porque no sabemos a ciencia cierta que es lo que hay tan fuerte como para contrarrestar la imperiosa inclinación de la pareja, como para levantar tan sólido muro entre ambos, que en el momento de mayor acercamiento, íntimo y cómplice, la distancia es sideral. Y tampoco tiene Wong Kar-Wai piedad de mi, que con desespero intento desentrañar el mundo interno de los protagonistas, lo ignoto en el corazón de los personajes, el secreto confiado a las ruinas, porque estas son un reflejo de mi mismo, de la historia que me acaban de insinuar. Algunas relaciones se diluyen como el humo que a veces inunda la pantalla, otras perviven y maduran como las ruinas honradas con nuestros secretos.
El más mínimo detalle y elemento de esta película se dedica a dotar de vida y alma a los personajes, y cualquier gesto, mirada, insinuación, inflama los sentimientos, los suyos y los nuestros, estremeciendo todo.

* Sea con el corazón o el cerebro con lo que Kar-Wai proyecte sus films, lo cierto es que sus historias y personajes se incrustan en nosotros y allí cobran vida, y si vida suponen, yo me descubro ante este tipo.

6 comentarios:

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Se que en estos días están apareciendo en varios blogs reseñas de esta película y de “2046”, dentro del Proyecto de Sesiones Dobles. No me uní a dicho proyecto por que lo mío no son los compromisos. El hecho de que ahora haya publicado en mi blog una reseña de este film es “casualidad”. Es de esas películas que vuelvo a ver cada vez que estoy en cierto estado anímico, y por motivos personales pues tocaba de nuevo, y no he querido perder la oportunidad de comentar, a grosso modo, lo que experimento ante ella.

Saludos a todos.

Raquel dijo...

Apúntate al próximo proyecto! Es muy interesante ver tantas opiniones.

Por cierto, doy por hecho que el irian-hallstratt de FilmAffinity eres tú.

Saludos.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Buenas raquel. Lo del proyecto me parece de lo más interesante, pero ya te digo, lo mío es verme lo que se me antoje y escribir sobre lo que me apetezca, de compromisos nada.
Y si, soy el irian-hallstatt de FilmAffinity; no se porqué empecé a meter las reseñas en esa web, ya que no leo las de los demás, mientras que si leo las reseñas de blogs como el tuyo por ejemplo; pero bueno, copio y pego, tampoco cuesta nada. Además me mata que haya que calificar las películas, eso de ponerle un numerito… ya me cuesta publicar una escueta reseña, dado que no recoge todo lo que experimento ante las películas, pero reducirlo a un número o nota, me parece brutal.

Salud.

Juniper Girl dijo...

No habia visto este post... ando insomne y me puse a revisar. Te recomiendo que veas Days of being wild. Para mi es tan o más bella que In the mood for love.
Es la primera película que situa en los años 60.
Chau

Juniper Girl dijo...

la primera de él, quise decir.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Buenas juniper girl. Me he visto toda la filmografía de este director. La película que me recomiendas la he visto un par de veces; la segunda me gustó mucho más que la primera, pues pude leer mejor en los personajes. Mis favoritas de Wong Kar-wai son “Deseando Amar” y “Chunking Express”; también “Happy Together” me impresionó mucho. En cuanto a “Days of Being Wild”, por sus personajes, la veo más cercana a “2046” al retratar las consecuencias emocionales del desafecto. Me encanta el personaje principal de “Days…”, su frialdad y cinismo, pero de los cuales en algunas escenas se nos muestra el personaje plenamente consciente, como si su fachada fuese una estrategia defensiva. La verdad es que, en líneas generales, la visión de este director sobre las secuelas del desamor no son muy halagüeñas, más bien devastadoras.

Saludos.