sábado, octubre 20, 2007

Historia del Último Crisantemo

Zangiku monogatari
Dir. Kenji Mizoguchi
Japón 1939

Kikunosuke es el ahijado y protegido de un afamado actor de teatro, de forma que nadie es capaz de hacerle ver su falta de aptitudes, y siempre recibe alabanzas. Cuando una criada se sincera con él, diciéndole que tiene talento pero lo malgasta, que podría llegar a ser un gran actor, pero que las alabanzas marchitarán su carrera, tal muestra de arrojo y franqueza pone la semilla del afecto entre ambos, afecto que se convertirá en amor, y que les traerá agrias consecuencias debido a las diferencias sociales entre ambos.


¡Que magnífica, triste y emotiva película! Sobre el amor, la devoción, el honor, y el sacrificio. Durante muchos años, la única película que había viso de Mizoguchi había sido la inmensa “Cuentos de la Luna Pálida de Agosto”. Vaya con lo que me había estado perdiendo. Pero lo bueno, si dosificado, mejor. Antes que “Historia del Último Crisantemo” vi “Los Músicos de Gion”, y me quedé con ganas de más Mizoguchi. La película que me ocupa ahora me ha causado una impresión como pocas en mucho tiempo, pero no menos me maravilló al día siguiente “A Story of Chikamatsu”.
Con lo poco que he podido ver de Mizoguchi, caigo en la cuenta de que es un retratista, refinado y minucioso, de la desgracia humana. Una desgracia que golpea ciegamente; que puede venir envuelta en diferentes ropajes; que puede verse venir, o golpear sin previo aviso; que igual derriba al de más baja ralea, que al de más alto rango, hiriendo tanto al desvalido, como al poderoso e “inalcanzable”. Es la gran protagonista de sus films: el infortunio que va asomando cabeza desde las primeras escenas y termina acaparándolo todo, tiñendo cada secuencia. Un infortunio raramente suavizado con bienintencionados y curativos momentos de felicidad. Poca cabida hay para la dicha cuando se afana uno en perfilar la adversidad. Parece que Mizoguchi prefiere presentar la fatalidad tal cual, sin fisuras y pujante. Pero la poca dicha que se cuela furtiva en el corazón de los personajes, por humilde que nos parezca entre tal cúmulo de sinsabores, es lo suficientemente rutilante para como para servir de consuelo, y sin cegar a nadie ante su situación, dar la entereza necesaria: nos agarramos a un clavo ardiendo. Si bien los esporádicos chispazos de desahogo contribuyen mayormente a dar colorido a la desgracia, y me refiero a diferentes formas de enfocarla y sentirla, por nosotros, no por los ofuscados personajes, y porque la desolación admite visiones, pero su naturaleza siempre es la misma, lo que hace que la historia no se nos eche encime cual indómita fiera es la calidad humana que a veces muestran los protagonistas; sobre todo, ella. Excepcional muestra de sacrificio, devoción y fuerza de voluntad, que da a la película una belleza inaudita, y la hacen conmovedora, sumando la fría belleza de las imágenes a la espiritual del personaje, aunque tales muestras de devoción al prójimo, mas que bellas, sean inquietantes. Esas actitudes y actos de afirmación de los sentimientos y valores es lo que contrarresta el oscuro relato que presenciamos. Las Erinias del infortunio asolando, lanzándose en picado continuamente sobre los protagonistas, intentando calar en sus almas, como se han adueñado de las de la mayoría de personajes. La total entereza de Otoku, que con resignación aguanta los envites de la desventura logra que su compañero, dotado de una menor fuerza interior, sucumba del todo. El inicial afecto que Otoku siente hacia Kikunosuke se va convirtiendo en amor, un amor rayano finalmente en la obsesión. Pues tal sacrificio por parte de ella, con el simple objeto de que el triunfe en su carrera de actor, viendo algunos de los desgarros que la relación sufre de vez en cuando a instancias de él, por mucho que su amor se acerque al final tímidamente al de ella, repito, tal sacrificio es incomprensible si no estamos ante un amor que deja de serlo para ser cuestión de mártires. Ella acaba siendo un instrumento al servicio de una meta ajena; ebria por la consecución del objetivo marcado, el cual da significado a su vida, aunque no revierta en ella, sino en otra persona. Se podría decir que estamos ante una historia de amor imposible, no por irrealizable, sino por incomprensible e inusitado, aunque se de más veces de lo normal, y de lo que debiera darse. La inclinación de Otoku supera con desmesura la que él siente, de tal manera, que es un amor unidireccional, dada las proporciones de los sentimientos de ella. No hay finalmente historia de amor que valga: tantos traspiés va pegando durante toda la película una posible reciprocidad… me repugna la actitud de Kikunosuke y su falta de convicción.
Film de un romanticismo desatado, que no llega a virulento por la equívoca placidez con que lo pinta Mizoguchi.

10 comentarios:

Psicodeliazombie dijo...

no he visto mucho cine japones clasico... espero ver algo pronto, gracias por la recomendacion, me gusta mucho tu blog... espero visites el mio ya que por aca me pasare seguido....saludos...!!!!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Gracias por la visita psicodeliazombie. Ahora mismo le echo un ojo a tu trabajo.

Saludos.

manostijeras dijo...

Estoy deseando encontrar esta película. Todo lo que he visto de Mizoguchi es tremendo. Un saludo.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Gracias por la visita manostijeras.
Pues si, tremendo, todo tremendo lo de Mizoguchi.

Salud.

Daniel Quinn dijo...

Vaya!! Uno de mis mizoguchis favoritos!! Probablemente su película más bella y triste..., y, junto con El intendente Shansho, la que prefiero entre las que he visto :)
Un saludo Irian!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Daniel quinn, yo de momento he visto solo 4. Tengo un montón por ahí a la cola. Películas a la cola, libros a la cola, discos a la cola, todo a la cola: se siente uno como si llevase un ramillete de grilletes tras de si… que idea más tonta.

La Dama Se Esconde dijo...

Acabo de ver esta maravillosa película, y buscando imágenes, he encontrado tu entrada.

Volveré con calma porque me parece muy interesante tu blog.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

La Dama se Esconde: Gracias por la visita. No me digas que buscando información de este film has dado con mi blog… no creía que fuese así de fácil, jaja.

Anónimo dijo...

Hey I'd like to congratulate you for such a great quality forum!
Just thought this would be a perfect way to make my first post!

Sincerely,
Monte Phil
if you're ever bored check out my site!
[url=http://www.partyopedia.com/articles/disney-cars-party-supplies.html]disney cars Party Supplies[/url].

Anónimo dijo...

Hi,

I begin on internet with a directory