miércoles, agosto 13, 2008

Persépolis



Dir. Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi
Francia / EEUU 2007




* Otra de esas muestras de animación que van despojando al género de la manida denominación de “dibujitos animados”. Un film basado en un afamado comic, que da a la animación una dimensión y alcance inusual, y casi incomprendido en occidente. El cine de animación como vehículo artístico y de expresión total.

* “Persépolis” es una obra autobiográfica de Marjane Satrapi, que aquí dirige junto a Vincent Paronnaud un film en blanco y negro, de un calado artístico e intelectual enorme, que me ha emocionado y hecho reflexionar continuamente.



* A priori se podría presentar la película como un análisis y exposición de los avatares históricos, políticos y sociales del Irán de las últimas décadas. Y es así, pero también es una obra personalísima, no tanto en cuanto a que plasme la visión política y social de la autora, sino más bien porque en su trabajo Satrapi imprime su experiencia vital total, y su vivencia íntegra, ligada o no a las circunstancias de su vida y su país. “Persépolis” despliega ante nosotros la vida confesa de esta mujer, combinando sus diferentes inquietudes, en un alarde de sensibilidad, tacto y saber hacer; echando sobre su pasado una mirada irónica, alegre, crítica, melancólica, emotiva, rabiosa…, sabiendo en cada momento el trato que dar a cada episodio, a cada recuerdo, a cada imagen.

* Es una animación de lo más sencilla, supuestamente del todo cumplidora con el diseño del comic; con algunos arranques surrealistas, otros impactantes, detallistas, y con un sempiterno tono tenebroso y turbio, entristecido, que no logra dejarnos ni en los momentos más cómicos, porque toda la comicidad del film se vuelca sobre circunstancias cuando menos desagradables o penosas: una forma de digerir el pasado.

* Como digo, la película es una serie de miradas a la vida de Satrapi: miradas de nostalgia, sobre todo hacia su familia, y también hacia los esfuerzos reformistas de parte de su pueblo; miradas de rencor y aversión hacia ciertos elementos sociopolíticos, no solo de su país, sino también occidentales; y miradas hacia si misma, alguien que desde la niñez ya apuntaba maneras: la perpetua rebeldía, la indignación ante las injusticias, la sensibilidad exacerbada, el continuo descontento, la lucha interna, la inquietud… Memorias de una juventud vapuleada, zarandeada por las circunstancias, que va cobrando cada vez mayor conciencia de que solo en su interior cobrará fuerzas para enfrentarse a su entorno, sea cual sea. De ahí esa constante amargura, por la incesante sensación de contrariedad, de desilusión y decepción. Y miradas certeras, dolientes, burlonas, apenadas, o reivindicativas, siempre según la situación lo requiera, sin ninguna salida de tono, ningún arrebato brusco o desatinado: un film en clave emocional, íntimo; una invitación al mundo interior de Marjane, pero a lomos del relato de la historia reciente de Irán. Una película para emocionarse con las transformaciones del mundo contemporáneo, y su influencia sobre cada uno de nosotros.

6 comentarios:

faraway dijo...

Irian, veo que te cayó muy bien. La película es absolutamente atípica por su fuerza y por todo lo que transmite, y me alegro de que también le hayas dedicado un espacio. Un gran abrazo!

Ariel Luque dijo...

No la he visto, pero la carga de elogios que tienen tus palabras me dieron ganas jaja. Luego te cuento mi opinion cuándo la vea. Un abrazo.

Ariel.

Fantomas dijo...

Hace muy poco me la compré, pese a que aún no la he visto. Espero hacerlo esta semana, porque la verdad es que he escuchado (y leído) comentarios bastante favorables acerca de esta cinta.

Buen trabajo,
Que estes bien

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Faraway: Lo que realmente me ha impresionado es la forma en que toma la historia contemporánea de su país para relatarnos su propia vida, que a fin de cuentas es lo importante, y la manera en que lo hace, mezclando diferentes tonos, pero siempre con un buen gusto… y sin sermonear.

Ariel: Y mis elogios se unen a los elogios que me animaron a verla, así que vas a tener que darte aun más prisa… jaja

Fantomas: En eso estamos, esforzándonos en estar bien… el cine ayuda. A ti también se te acumulan películas… pues esta es de esas que merece la pena darle prioridad.

Un saludazo a todos.

TRONCHA dijo...

A mi también me gustó la película, tengo que decirlo, pero me da la sensación que se queda un poco en la superficie en cuanto a los acontecimientos, dando prioridad a lo personal y a mi me hubiera gustado quizás que se involucrara más, eso si me gusta mucho lo perfilado de los personajes y lo bien definidos que están.

Saludos...

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Hola, Troncha.

A mi al contrario, prefiero el cine más en clave personal, y una de las cosas que me han gustado más de “Persépolis” es el hecho de que no se meta en farragosas exposiciones históricas, ni en sermones político-sociales, aunque haberlos, los hay, solo que en lugar de axiomas autocomplacientes y máximas absolutas, toda la crítica de esta película tiene un carácter muy personal y emocional.

Saludos.